Mi cuenta

0,00€ (0)

Bolsa de la compra
Reordenación postural

Este método basa su trabajo en el estiramiento de las cadenas musculares más retraídas. Es una herramienta eficaz para mejorar la postura, ganar elasticidad, mejorar el rendimiento deportivo, prevenir lesiones o dolores y mejorar-aumentar la calidad de vida. Ofrece una propuesta de armonización corporal en la que se tratará de corregir la forma para situarla lo más cerca posible de los ejes. Esta estructura se desvía de los ejes debido a los movimientos repetitivos y posturas erróneas. Con el paso del tiempo estas posturas erróneas se van quedando fijadas y dan lugar en mayor o menor grado a deformaciones posturales, que básicamente son contracciones musculares que provocan los estrechamientos y los roces interarticulares, generando molestias o a veces dolor muy intenso.

A medida que mejoramos la forma devolviendo al cuerpo a sus ejes de simetría y ganando elasticidad, mejoramos la función y la persona mejora su calidad de vida.

Analizamos las causas del origen del dolor que siempre son desajuste de los ejes anteroposteriores y asimetrías corporales.


Método

Trabajamos por medio de unos ejercicios de automasaje musculares (con pelotas de corcho, palos y tubos de cartón) estiramientos (con correas, etc).

Este trabajo se realiza tanto en sesiones de grupo como individuales de 60, 90 y 120 min. De duración.

Consultar bonos.


Beneficios

  • Paliar dolores de espalda, cuello, hombros, rodillas, piernas, brazos y pies.
  • Prevención de lesiones.
  • Prevenir la rigidez muscular y desgastes articulares.
  • Prevenir el acortamiento muscular y la limitación de movimiento a la que nos conduce la ausencia de flexibilidad corporal.
  • Mayor movilidad articular y amplitud de movimientos.
  • Ganar flexibilidad general.
  • Automantenimiento muscular (autosuficiencia para paliar y evitar dolor muscular).
  • Alineación de los ejes y simetría corporal que redunda en el mejor fluir de la energía y la prevención de la enfermedad, el dolor y la degeneración ósea.
  • Mejora de la movilidad: recupera amplitud natural.
  • Preparación y recuperación tras la actividad física.
  • Cuerpo libre y autónomo que recupera su funcionalidad.
  • Prevención de bajas laborales por lumbalgias, hernias discales, desgastes articulares y meniscos, etc.
  • Autoconocimiento corporal-conciencia corporal.
  • Mejora tu estado físico y aprende a mantenerlo.
  • Aprende a masajear y a estirar tus músculos.
  • Toma conciencia de tu postura y asimetrías corporales.
  • Mejora de la calidad de vida: movilidad, flexibilidad, ausencia de rigidez, apacigua las emociones.
  • Relajación física y mental.
  • Disminución del estrés y de las tensiones musculares (espalda, nuca, hombros…).